Comúnmente se piensa que la incapacidad temporal es una situación en la cual el empresario o empleador no puede de ningún modo despedir al trabajador incapacitado. No es cierto, pero estaremos ante un despido improcedente o nulo en función de la gravedad y de la